miércoles, junio 05, 2013

Torres del Vajolet – Torre Delago – Via Piaz/Jori/Glaser – IV+


Una escalada de gran belleza y verticalidad en un marco maravilloso. Estamos en el Vajolet, en el Catinaccio, pero originalmente era el Rosengarten, terreno mítico del Rey Laurin, y tan solo hace cien años esto era Austria. Pero que nadie espere estar en soledad. Esta zona atrae a multitud de caminantes que vienen a ver esta catedral de la roca, tres torres de película. Tan de película, que en la tercera, la Winkler Tower, la de la derecha, Silver Stallone iniciaba la película (como si se tratase de EE.UU., que no tienen manías esta gente) Máximo riesgo, en la que ocurre un accidente una vez finalizada la escalada por la vía clásica a esta aguja.  Espectacular el comienzo de este film gracias a las tomas aéreas (y a lo que le ocurre a la escaladora accidentada).


A pie de las torres tenemos el refugio Re Alberto I al que nos aproxima una corta carretera cerrada al tráfico (y apetecida por los ciclistas, por sus duras pendientes) y que se salva gracias a un autobús (viva el pago) desde Pera di Fassa (Val di Fassa) que nos dejará en el Refugio Gardeccia. Desde ahí en tres cuartos de hora llegaremos al Re Alberto, donde tendremos el espectáculo justo enfrente.

Refugio Re Alberto I. Estaba cachas.


Si no fuese por la aprox. que se come el horario puede hacerse más de una vía en el día, pero la cola estará asegurada. Y otra cosa. Estas vías se han hecho tanto que están sobadísimas y el grado creo que ya debe ser otro.

Nosotros elegimos la más clásica y magnífica de las tres: la Torre Delago (la de la izquierda) que se escala por su arista izquierda (Delagokante). Grimparemos y nos aproximaremos a pie de vía por una vira que nos deja entre una pequeña aguja y la Torre Delago. El momento espectacular será cuando nos asomemos a la otra vertiente, ya que mientras en nuestra escalada habremos ascendido pocos metros, por el otro lado la pared es el doble de alta y tendremos de repente cuatrocientos metros bajo los pies (realmente impresionante el vacío de la otra vertiente). Con cuatro largos (ver reseña adjunta), como si fuese una aguja de Montserrat, escalaremos esta maravilla.


Una gran ascensión, de esas que no se olvidan, y una cumbre afilada, de las que no se cabe en ella. Nos tuvimos que poner en fila a horcajadas de la piedra cimera para salir todos en la foto. Desde la cumbre tendremos a la vista el Kesselkogel, o sea el Catinaccio d'Antermoia que con sus 3.004 m. es la cumbre más alta de este macizo.

Los rápeles son espectaculares. Se desciende entre la Torre Delago y la Stabeler. El primer rápel (tengo un libro con una foto de Rebuffat en la que está en el punto de salida del rápel) nos lleva a una gran piedra que esta encajada entre las dos torres. Luego viene otro rápel aéreo y el último nos deja ya en terreno de pateo. Rápeles montados a 40/45 m. Todo lo clásico a 45 m., como era habitual.

Aquí estoy en el segundo rápel entre las dos torres. Puede verse el bloque empotrado donde acaba el primero de ellos. En la foto de las dos torres (la Delago queda a la izquierda), puede verse una cordada en la vía en la primera fase de la escalada.


Día fantástico. Extrañamente sólo tuvimos una cordada por delante, una parejita austríaca que hacia pocos días habían estado en Barcelona.

La austríaca asegurando a su compañero en el primer largo. Estamos en la vira que nos permite acceder al inicio de la vía.


Escalada efectuada el 2-8-1988 por las cordadas Jordi Lletge-Joan Gasull y Xavi Díez-Joaquín Ricarte.

Refugio desde la Torre Delago. Pueden verse los caminos marcados por la multitud de personas que los transitan en verano. Hay una enorme afición. Conseguir dormir en alguno de ellos en verano es altamente díficil.


No eran tiempos aún de la fotografía digital y haciamos las fotos justas y necesarias. Además mi camára se bloqueó y estas fotos son de Joan Gasull.

Esta foto es del libro de Herman Frass, Los Dolomitas, descubrimiento y conquista. Puede verse una cordada en el primer largo y otra en la vira haciendo cola de espera.


La vía fue abierta por Giovanni Battista (Tita) Piaz, Francesco Jori e Irma Glaser en Agosto de 1911. Tita Piaz, "il diavolo delle Dolomiti", era el más famoso escalador de la época.


2 comentarios:

Francisco Javier DIEZ MERCERO dijo...

Estoy viendo ahora mismo la escena de la película Máximo reisgo por la TV1...

Francisco Javier DIEZ MERCERO dijo...

Estoy viendo ahora mismo la escena del principio de Máximo riesgo por la TV1. Buenos recuerdos...

 
View blog top tags